Share |

El Presidente de Rutgers Robert Barchi si pone defensivo y culpa la administración previa

La reunión del ayuntamiento inicia preguntas de los estudiantes sobre la subvención atlética, la unión con UMDNJ, falta de fondos estatales y centros multiculturales
Charlie Kratovil

NEW BRUNSWICK, NJ—En una de sus escasas comparecencias este semestre, el Presidente de Rutgers Robert Barchi se puso defensivo cuando se enfrentó a críticas formuladas recientemente por ser inaccesible a los estudiantes y a otras personas.

El 20º Presidente de la universidad estatal incluso llegó a culpar la administración previa, cuando dijo comentarios polémicos enfrente de una multitud de 150 en el centro de actividades estudiantiles (Student Activity Center) en George Street.

“No se que pasó antes de que yo llegue aquí”, dijo Barchi, siguiendo a indicar que en su primer año de mandato, la relación entre Rutgers y funcionarios del Estado era “contradictorio”.

Según Barchi, “El primer año fui allá [para testificar ante una comisión legislativa], y pensé que iba a ser linchado”, y fue seguido por un inmediato silencio total del público.

Una mujer presente, una estudiante de último año de Rutgers, Lauren Mateo, dijo que estaba profundamente ofendida y descorazonada por el comentario de Barchi.

“Como un hombre blanco, el uso de la palabra ‘linchar’ muestra falta de profesionalismo y es una palabra dañina. Verdaderamente es ahistórico y incompetente especialmente con las dificultades actuales en el país sobre tensiones raciales, violencia y historia”, Mateo le comentó a New Brunswick Today.

El público vino a participar con el Presidente de Rutgers la noche del 20 de noviembre en la reunión del ayuntamiento con Rutgers University Student Assembly (RUSA). Él ha sido el objeto de crítica por uniones de los profesorados, la unión de Students for Shared Governance y la campaña llamada “Where RU Barchi?”, la cual se refiere a su inaccesibilidad.

Barchi admitió que ha estado viajando por el país recaudando fondos para la universidad y también presumió que la universidad ha alcanzado la meta de mil millones de dólares. Él añadió que el Canciller del campus de New Brunswick, Richard Edwards, ha tenido horarios mensuales para reunirse con estudiantes para discutir cualquier asunto que tengan.

Barchi pasó casi una hora respondiendo a preguntas de estudiantes sobre una amplia variedad de temas. Las preguntas fueron limitadas a 30 segundos, una norma que fue estrictamente respetada.

Estudiante de segundo año de Rutgers, Alex Uematsu, llamó atención al multimillonario subsidio atlético a través de sus preguntas.

“Si falta de fondos es siempre la razón por no poder disminuir matriculas escolares o aumentar sueldos de los profesores, por favor dime por qué usted fue capaz de dedicar 47 millones de dólares a deportes mientras al mismo tiempo dice que no tiene suficiente dinero para reducir la matricular”.

Barchi explicó que antes de su empleo con la Universidad de Rutgers, la decisión de trasladarse a un deporte de División 1 fue malamente administrada. Parte de los 47 millones de dólares reportados eran para salir de “malos contratos”.

Barchi indico, “Es un poco insincero decir que el dinero fue un subsidio, fue una decisión de negocio así no tendremos que subvencionar más”.

Sivan Rosenthal, un estudiante de segundo año de SAS, dijo, “Sentí como si Barchi habló sobre la infraestructura y el presupuesto de la universidad sin dirigirse a la pregunta hecha por muchos estudiantes. Evidentemente, él no piensa que es importante hablar con los estudiantes en persona”.

Representate de Douglass, Amy Clark, otra estudiante, le preguntó a Barchi si el funcionamiento para gobernanza compartida es suficiente.

“Pienso que tenemos un órgano de gobierno bastante robusto”, respondió Barchi. “Sin duda es agresivo y hace sus puntos de vistas”. 

“Tomamos seriamente lo que el [senado de la universidad] dice”, dijo Barchi, aunque muchos estudiantes están en desacuerdo. 

Barchi le dijo a la estudiante Hannah Roe, “Creo en una gobernanza compartida. Tenemos un órgano de gobierno compartido en el Senado de la Universidad, el cual es un lugar que siempre visito cuando estoy en la ciudad”.

Abordando muchos temas, Roe era una de las críticas más fuertes a Barchi a través de sus preguntas, que cita “cambios radicales realizadas a la póliza y a los programas” sin el consentimiento de los estudiantes, la falta de contratos para los profesorados y el personal y grandes recortes al presupuesto de los servicios de biblioteca en medio de multimillonario subsidios atléticos y un significante aumento de sueldo Kyle Flood, el entrenador jefe del equipo de fútbol americano.

“¿Dónde has estado durante todo esto?” Roe preguntó. “¿Por qué sólo estas aquí una vez al semestre? Y si obtención de fondos es problemático, por qué han despedido a recaudadores de fondos de la Universidad?”.

Barchi trató algunas pero no todas de sus preocupaciones. Él seguía recordando al público que “ni un solo centavo del aumento del sueldo de Kyle Flood vino de la Universidad”. En cambio, Barchi reclama que vino de contribuciones privadas específicamente con ese fin.

“En términos de modificaciones a la biblioteca, cada unidad de la Universdad, junto con la biblioteca, esta contribuyendo su apoyo y buscando formas de reducir gastos”, continuó Barchi, elaborando que hay nuevos recursos digitales disponibles, a pesar de los recortes entrantes.

Barchi tuvo problema con las declaraciones de Roe sobre la unión entre Rutgers y la Universidad de Medicina y Odonología (University of Medicine and Dentistry – UMDNJ), reclamando que fue “malamente administrada”.

“Tengo un gran problema con su comentario sobre la integración”, comentó Barchi. “Es la única y más grande integración intentada en el país. En lo que a mi concierne, desarrolló sin ninguna complicación”.

Barchi mecionó que Rutgers mantuvo su calidad crediticia AA durante el proceso de la unión, pero falto de mencionar los cientos de millones de deuda que ha incurrido la Universidad.

“Siempre vas a Trenton para promover fondos estatales”, comenzó Brenda Díaz, un estudiante del programa de Equal Opportunity Fund (EOF) y representante de “EOPSA”, el órgano de gobierno estudiantil para asuntos de EOF en Rutgers.

“¿Cuales son sus planes para asegurar que EOF esta recibiendo más fondos y esta usted disponible para trabajar con EOPSA?”, preguntó Díaz.

“Si, absolutamente”, respondió Barchi. “Todos los programas que mejoran oportunidades y acceso son esenciales a los que es Rutgers”.
 

Barchi luego habló mucho sobre cuán efectivos son programas como Rutgers Future Scholars en beneficiando los estudiantes, pero no dio ningunos detalles sobre cuando ni cómo asegurará fondos adicionales o reunirse con EOPSA.

Senador de RUSA, Luke Svasti, le preguntó a Barchi una simple pregunta: “¿Usted hará disponible al público la ejecución del presupuesto?”

Barchi respondió, “El presupuesto está disponible al público”.

“En forma escrita. Porque yo no soy capaz de encontrarlo en ningún sitio”, respondió Svasti.

Barchi ignoró bastante de la pregunta y explicó que solo hay tanto que puede aclarar del presupuesto antes de que la Universidad tenga que sufrir demasiado escrutinio.

Justin Schulberg, un Senador de RUSA abordó el superávit presupuesto, diciendo “según parece, la Universidad tiene cientos de millones de dólares de reserva y pregunto porque no podemos usarlo. ¿Cuánto tenemos para guardar? Puede aclarar eso”.

“Si tendría esa cantidad de dinero, lo usaría’, respondió Barchi. “No tengo acceso a fondos no restringidos. Son dólares que están divididos en cientos de cuentas bancarias”.

La superávit mencionado por Schulberg fue descubierto por economista Howard Bunsis, quien fue contratado por Rutgers AAUP-AFT la primavera pasada. Él estimó más de cien millones de dólares en fondos inutilizados.

Chris Etienne, Presidente de la Asociación de Periodistas de Raza Negra (Rutgers Association of Black Journalists), preguntó, “¿Por qué es que veo que usted escasa financia a las organizaciones multiculturales? ¿Por qué es que el plan inicial es para combinar todas las organizaciones en una entidad donde no hay ninguna manera de tratar las cuestiones de todos?”.

“Sin duda, yo no tengo ninguna intención de promover escasa financia a los programas de minorías y a los programas multiculturales”, respondió Barchi, “Un aspecto que si sentimos es que no queremos que eses programas sean tan segregados que se aíslan”.

 Canciller de Rutgers – New Brunswick, Richard Edwards, luego vino al podio y explicó el “plan” para combinar todas las organizaciones multiculturales era solamente “una idea” que él encontró a ser exitoso en su empleador anterior, la Universidad de North Carolina – Chapel Hill.

Kaila Boulware, un miembro del “Women Organizing Against Harrasment” y un periodista con New Brunswick Today, explicó al público que “el año pasado un caso en que Peter Ludlow iba ser contratado aquí en la Universidad”, después de ser acusado por agresión sexual en la Universidad de Northwestern.

“En mayo hablamos con usted y algunos otros oficiales sobre el proceso de contratación con Rutgers y pregunto que va hacer la Universidad en el futuro para evitar que esto vuelva a suceder de nuevo”, perguntó Boulware.

“Estábamos muy angustiados cuando nos enteramos de lo sucedido. Lo que hemos hecho es revisar nuestras políticas de contratación. Hemos añadido algunos controles de antecedentes en la medida en que podemos hacerlo. Tenemos que ser increíblemente sensibles”, dijo Barchi.

 Respresentate de Cook – Campus, Kathryn Karmazyn le pregunto a Barchi, “¿Piensa que nuestro gobierno debe ayudar subsidiar la educación más de los que actualmente están haciendo?”.

“Si, efectivamente pienso que si. Si debemos estar aquí para educar a los ciudadanos de este estado, para educar los ciudadanos que puedan participar en una democracia y para también educar los lideres de mañana…entonces es un valor común’, dijo Barchi, “Es algo de valor para el Estado”.

Aven La Rosa, un miembro del Consejo de Administración de Douglass le preguntó a Barchi, “¿Cuáles son sus metas para ‘Douglass Residential College’ progresar a través de su plan y donde ve la Universidad in cinco años?”.

“Douglass Residential College es una de las joya que tenemos”, contestó Barchi. “Estamos invertiendo en un nuevo edifico que será una combinación de dormitorios adicionales y un espacio multifuncional para una universidad residencial”.

Barchi continuó con explicar que encuestas de los estudiantes universitarios demuestran que los de Douglass son los más probable de ser interesados en asuntos internacionales y justicia social. Ambos espera poder replicar expandir en toda la Universidad.

Finalizando la sesión de preguntas, Josh Romer, un miembro de la coalición le preguntó a Barchi, “Ha dicho que seria capaz de asistir a la siguiente reunión de RUSA, entonces pregunto si tendrá horas de oficina independiente de RUSA para que todas las preguntas puedan ser contestadas”.

Barchi no hizo más comentarios y apoyó su reclamación de regresar a RUSA pero sin tratar el tema sobre las horas de oficina.

Poco después, la sesión de preguntas concluyó y Barchi salió de la reunión y declinó responder a una pregunta de un periodista de New Brunswick Today.

Nota del editor: El autor de este articulo es miembro del “Students for Shared Governance Coalition”.

Sra. Mateo y Sra. Boulware son miembros del personal de New Brunswick Today.