Share |

Manifestaciones de "Reclaim Rutgers" ocurren para exigir contratos de laborales justos y matriculas asequible

Después de las negociaciones, los profesorados y los funcionarios de la Universidad de Rutgers colaboran con los estudiantes en las manifestaciones de protesta.
Hannah Roe

NEW BRUNSWICK, NJ— Cienes de profesorados, estudiantes y funcionarios se juntaron en los campus universitarios – los cuatro en New Brunswick, más los campus de Newark y Camden – para protestar a favor de contratos justos y mejor comunicación con la administración.

La AFT-AAUP (La Asociación Americana de Profesores Universitarios – La Federación Americana de Maestros) prepuesta que más de 1,000 individuos formaron parte de las acciones que ocurrieron el 23 de octubre. Tuvo lugar en 20 distintos lugares, incluyendo sitios fuera de campus pero perteneciendo a Rutgers, incluyendo la nueva facultad de medicina.

Más de 100 personas se reunieron en el campus de College Avenue en New Brunswick para un rally de “Reclaim Rutgers” encabezada por la unión y culminó en una manifestación en Old Queens, el edificio administrativo principal.

La multitud de aproximadamente 115 profesorados, estudiantes y funcionarios manifestaron por la calle a Old Queens para demandar la atención de Barchi. El público gritando «¿Que queremos? ¡Contratos justos! ¿Cuándo lo queremos? ¡Ahora!»

Fueron excluidos del edifico por las fuerzas de seguridad, quienes declinaron comentar.

Entre los gritos, los estudiantes les preguntaron a la seguridad si le podrían presentar una carta incluyendo sus demandas a Barchi. En lugar de presentarle con la carta, los estudiantes leyeron la carta en voz alta.

«Estamos aquí hoy porque usted, Presidente Barchi, eres inaccesible al profesorado, los funcionarios y los estudiantes, los cuales son afectados por sus decisiones,» gritaron en multitud.

Las manifestaciones atrajeron muchos trabajadores y estudiantes de Rutgers a las variedades de ubicaciones. 

Las uniones fueron apoyadas por una presencia de numerosos estudiantes de todos los campus, motivados por un grupo conocido como «Students for Shared Governance Coalition».

Las protestas fueron a resultado de un enfoque de cinco meses desde el vencimiento de contratos de los trabajadores de Rutgers.

Una sesión de negociación era prevista de tener lugar el 22 de octubre, fue cancelada por la administración del Presidente de Rutgers, Robert Barchi.

«Rutgers se trata de darle a los estudiantes una educación de calidad y respetar a los trabajadores», según la profesora de estudios de medios, Deepa Kumar, cuando se dirigió a la multitud de la manifestación en College Avenue.

«La administración de Barchi no comparte este punto de vista», continua a declara Kumar. También añadiendo los top 79 mejores pagados administradores en Rutgers tienen un salario de más de $250,000, a pesar del hecho que muchos profesores adjuntos y conferencistas a tiempo parcial tienen un salario menos que un maestro de escuela secundaria.

Director del URA-AFT (Unión de los Administradores de Rutgers - La Federación Americana de Maestros) y negociador principal de URA (Unión de los Administradores de Rutgers), Greg Rusciano, estaba decepcionado con la decisión de cancelar la sesión de negociación.

«No nos han dado ninguna explicación porque han cancelado la sesión de negociación», dijo Rusciano. También menciono que sesiones adicionales están previstas para noviembre.

«Podríamos resolver este argumento en una sesión de negociación si Rutgers realmente quisiera resolver el problema de una manera justa». 

Rusciano dice que URA-AFT (Unión de los Administradores de Rutgers - La Federación Americana de Maestros) estaba decepcionado con la reticencia de Rutgers de presentar propuestas de salarios. Rusciano declaró, «Hemos estado preguntando por propuestas de salarios por cinco meses…hasta ahora, Rutgers no ha ofrecido nada».

Según los representantes de la unión, la administración de Rutgers no ha estado dispuesto a dar ninguna propuesta que sea justa y razonable. Hasta ahora, Rutgers esta ofreciendo un aumento de salario en los próximos 3 años, sin ofrecerles un aumento de salario a los demás trabajadores de Rutgers.

La administración también quiere recortar a los empleados de Rutgers las horas extras, el tiempo de vacaciones y el tiempo pagado por enfermedad. También son reticentes a contribuir a los aumentos de gastos de los seguros médicos de los trabajadores y proponiendo un fin a la remisión de matrícula, que ofrece matrícula gratuita a los empleados de Rutgers y a sus miembros de familia.

Remisión de matrícula ha concedido la oportunidad a muchos de los empleados de Rutgers a seguir sus estudios o a conceder que sus hijos puedan ir a Rutgers, durante una época donde los gastos de educación siguen aumentando. 

Estés puntos críticos de contención han ayudado a atraer un amplio apoyo para la unión.

Eric LeGrand, un ex jugador de fútbol americano del equipo de Rutgers quien fue paralizado en 2010, se ha unido con la unión para ser parte de la campaña “Reclaiming Rutgers”. Esto siendo una señal del apoyo creciente de la manifestación.

Una imagen de LeGrand, un residente de Avenel quien desde entonces se ha convertido en un héroe local, ha sido utilizado para promover las protestas.
Según una declaración en la misma página de la imagen, «Enseñanza, investigación, servicio y atención al paciente son las partes esenciales de la misión de Rutgers. Pare de desviar dólares de las partes esenciales de la misión para subsidiar económicamente a los jugadores».

Mientras tanto, las negociaciones para el futuro entre Rutgers y sus uniones permanecen estancadas.

La unión presentó lo que ellos piensan que sea un aumento justo que también considera las congelaciones de activos económicos que han tenido que soportar en los últimos años.

La congelación salarial que comenzó en el 2010, canceló aumentos salariales previstos para los empleados que ya estaba incluido en los contratos entre la unión y la universidad. 

Al mismo tiempo, la administración del presidente de Rutgers en ese tiempo, Richard McCormick, justifico que la congelación era necesaria debido al los recortes presupuestarios estatal. Desde entonces, miembros de trabajo no en la unión han recibido bonos sin embargo, ninguno de los miembros el la unión han recibido bonos.

La congelación salarial y la aumentación in el seguro médico, ha resultado en una disminución de pago para los trabajadores de la unión.
«Todos los empleados de Rutgers han tenido que pagar por su seguro médico desde el aumento en julio y no hay ninguna otra idea propuesta para enero», según Rusciano.

La campaña de “Reclaiming Rutgers” se inició como una colaboración entre el profesorado del campus y la unión, para conseguir contratos justos, y también más democracia y transparencia en la administración.
El primera acción importante ocurrió el mes pasado y trajo aproximadamente 80 personas para directamente cuestionar al Presidente Barchi durante una reunión del senado universitario.

Su trabajo ha sido apoyado por Students for Shared Governance, el cual ha sido formado para «atraer atención a la falta de democracia y transparencia en la Universidad».

«Mientras trabajamos unidos para Reclamar Rutgers, queremos reclamar el término Shared Governance porque nosotros creemos que no es realmente empleado en la Universidad de Rutgers», según Sivan Rosenthal, un miembro de la unión.

«¡Si Presidente Barchi y su administración sinceramente quieren mejorar la universidad, pues la enseñanza es principal! Esto incluye un salario justo para el profesorado y el personal de Rutgers».

«Cuando profesores están ganando salarios bajos, ellos luego necesitan esforzarse para pagar facturas y comida. ¿Así como se pueden enfocar en la enseñanza?»
Estudiantes y los trabajadores quieren reunirse con el Presidente Barchi para cubrir varios cuestiones y preocupaciones.

La nueva consigna por los estudiantes «Where RU Barchi?» (¿Donde estas Barchi?), ha requerido que Barchi tenga horas de oficina semanales, tenga reuniones con las organizaciones estudiantiles si lo piden, que añade posiciones de votación para estudiantes en el Board of Governors and the Board of Trustees y que las oficinas de administración permanezcan en el campus universitario. 

David Hughes, un profesor y dirigente de la unión, habló sobre sus preocupaciones con respecto al del querer corporizar la educación superior en un reciente debate público en el evento mensual de Marc’s Place Coffeehouse en Highland Park.

Hughes ha dicho que estaba preocupado con los arreglos que Rutgers ha establecido con Pierson Corporation, el proveedor de educación online.
Rutgers continua a aumentar su admisión e iniciar nuevos proyectos, mientras controla millones de dólares en bienes y es excedente de gastos anuales.

Estas circunstancias, en conjunto con un aumento reciente y una extensión de contrato del primer entrenador del fútbol americano, esto deja a muchos miembros de la unión preguntándose por qué se invierte tan poco en el profesorado y los empleados de la universidad.

Finalmente, Hughes ha dicho que es importante que la Universidad tenga profesores cueles muestran respeto y prestigio cuando representan la Universidad. Cuando no haya un buen contrato con los trabajadores de la unión, o en este caso, que no haya un contrato en absoluto, el deseo de Hughes es difícil de alcanzar. 

Rusciano habló sobre la disparidad entre el dinero que tiene Rutgers y el dinero que Rutgers ha reservado para el profesorado y los empleados de la Universidad.

«Con la sobra que tiene Rutgers, ellos no están reemplazando a los trabajadores que se han retirado y debido a la reestructuración, algunos de los empleados están haciendo el trabajo de dos personas, sin una compensación justa.»

«Miembros y estudiantes sienten que Rutgers necesita pagar por las cosas que si son importantes tales como; empleados, educación e investigación, no simplemente los deportes.»

Si los empleados eran de recibir un aumento del cinco porciento, le costaría a Rutgers millones de dólares, pero en lo que se preocupa la unión es der ser parte de los tres mil millones de su presupuesto anual. 

«En lo que hemos visto Rutgers gastar su dinero, dando un justo aumento salarial a los miembros seria lo minio de lo que puedan hacer. Hemos visto a Rutgers gastar mucho más de lo que parece ser gastos frívolos», según Rusciano.

Mientras estudiantes continúan a pagar cada año más por su matrícula, el numero de profesorado para asistirles se esta reduciendo.

«Rutgers tiene un saldo excedente, pero aún así, siguen aumentando el costo de la matrícula y recortando los beneficios para los empleados universitarios…Este acto no es justo para los empleados ni tampoco para los estudiantes porque los servicios ofrecidos en la Universidad no son tan buenos como deben de ser».

De acuerdo con Rusciano, aunque la reciente cancelación de la sesión de negociaciones ha estancado su caso, las uniones de Rutgers esperan que las negociaciones progresan para el futuro.

«Lo principal es que este proceso termine tan pronto posible para que los empleados de Rutgers puedan superar estas dificultades».