Share |

El consejo municipal de New Brunswick aprobó por unanimidad una ordenanza que prohíbe el robo salarial

New Labor en City Council
Las familias, los trabajadores, y los activistas llegaron al ayuntamiento (City Hall) en Bayard Street. Charlie Kratovil

NEW BRUNSWICK, NJ—El consejo Municipal de New Brunswick aprobó por unanimidad una ordenanza que prohíbe el robo salarial, sentando un precedente y dejando a New Brunswick como primer municipio en el estado de New Jersey en pasar esta ley.

Después de examinar un informe detallado sobre el sentimiento en New Brunswick, recibiendo una petición con más de 1.000 firmas, y escuchando pacientemente desde hace meses los comentarios públicos de los miembros del New Labor, muchos quienes fueros víctimas del robo salarial, el Consejo Municipal finalmente aprobó la ley.

El voto cierra un mes de larga deliberación entre el Consejo Municipal y los grupos comunitarios que presionaron por una mayor protección para los trabajadores. Se espera que el Alcalde James Cahill firme el decreto de ley.

De acuerdo con un comunicado de prensa, “Esta ordenanza, la cual tomó efecto el primero de enero, aplica a las licencias que la ciudad que emiten el funcionamiento de servicios de alimentos, venta al por menor, y una variedad de otros tipos de negocios dentro de sus límites. Es necesario aplicar anualmente para obtener dichas licencias.

En noviembre, el Consejo Municipal pasó una resolución sobre el llamado al gobierno estatal para otorgar a cada ciudad la autoridad para castigar en la corte municipal a aquellos negocios culpables del robo salarial.

El Concejal John Anderson fue citado por Muckgers diciendo, “Esta ordenanza prueba que la cooperación entre la gente y el Consejo Municipal pueden llegar lejos,” elogiando los esfuerzos tanto de New Labor como de Unity Square en términos de abordar el problema.

New Labor fue creado en New Brunswick para proteger los derechos de los trabajadores en New Jersey, y para ayudar a organizar y promover los derechos de los trabajadores inmigrantes.

El robo salarial, la retención de ingresos por trabajo completo realizado o el pago de menos que el salario mínimo requerido y estándar de horas extra establecidas por el estado, es un problema extenso que afecta a muchas personas de diferente procedencia socio-económica.

Desde estudiantes que trabajan medio-tiempo a familias inmigrantes, los residentes de New Brunswick han sido durante mucho tiempo víctimas del robo salarial. New Labor publicó un informe sobre la cuestión que indica que afecta al 20% de los hogares dentro de las áreas estudiadas.

Unity Square Partnership, un proyecto de Sacred Heart Church en New Brunswick, es una organización comunitaria que también ha estado muy involucrada en la campaña para aprobar la ordenanza.