Share |

Dos residentes del Condado arrestados por una estafa telefónica que perjudicó a varios adultos mayores

MCPO anuncia detenciones, pero los sospechosos nunca llegaron a la cárcel del Condado
MCPO
Middlesex County Prosecutor's Office MCPO

NORTH BRUNSWICK, NJ-- Dos residentes del Condado fueron detenidos el 18 de noviembre por los cargos de formar parte de una "red nacional que estafó a 19 adultos mayores robándoles un total de $45,500 en dinero en efectivo", según un comunicado de prensa de la Oficina del Fiscal del Condado de Middlesex (MCPO).

Fue realmente un detective de la Oficina del Fiscal de Union County (UCPO), Dennis Donavan, quien primero descubrió la estafa después de que un residente de Maryland reportó que había sido engañado.

"Me gustaría agradecer a la fiscal encargada de Union County, Grace Park y sus detectives por su diligencia y colaboración en este asunto", dijo el fiscal del Condado de Middlesex Andrew Carey.

La estafa se originó en Nueva Jersey, pero perjudicó residentes aquí, así como en otros once estados y el distrito de Columbia entre septiembre de 2015 y julio de 2016.

El caso de UCPO fue remitido al Condado de Middlesex "después de que se determinó que los crímenes se cometieron en el Condado de Middlesex por residentes del mismo condado", según el comunicado del MCPO.

Las dos personas arrestadas fueron identificadas como Erica Puello de 25 años de Old Bridge y Amaury Fernández de 24 años, de North Brunswick.

Ambos recibieron cargos de robo por fraude y de conspiración para cometer un robo por fraude, según las autoridades.

Sin embargo, según el departamento de registros de la Cárcel del Condado de Middlesex, Puello y Fernández nunca ingresaron a las instalaciones, lo que podría significar que los dos fueron capaces de quedar en libertad bajo fianza incluso antes de ingresar a la cárcel.

El MCPO no menciona si la fianza fue establecida para la pareja, y tampoco ha dado a conocer si ellos permanecieron bajo custodia o no.

Cada una de las 19 víctimas fue perjudicada por sumas que van desde $1,000 hasta $5,500 durante la estafa, aunque el comunicado de prensa del MCPO erróneamente declaró que fueron "cada uno de los acusados" quienes fueron "engañados".

El MCPO citó una "intensa investigación realizada por el detective Christopher Pennisi y miembros del equipo de Abuso y Explotación de Adultos Mayores" presentando la reciente captura como otro logro importante para el equipo, que fue creado por Carey a principios de este año.

El comentario alrededor de la Corte de Justicia del Condado es que el equipo ha traído un número significativo de casos para ser atendidos por su unidad especial de los procesamientos.

“La Oficina del Fiscal del Condado de Middlesex, a través de su equipo de Abuso y Explotación de Adultos Mayores, continuará investigando agresivamente y procesando a los estafadores que se aprovechan de los más vulnerables. Estas detenciones son el resultado de una de las varias nuevas y diversas investigaciones conducidas por el equipo”, dijo el fiscal Carey.

Esas investigaciones incluyen una en la que se atrapó a un hombre por presuntamente convencer a una anciana de que firme sobre la escritura de su casa de New Brunswick, y otro caso donde una mujer de la ciudad recibió cargos por robar a alguien a quien ella cuidaba como asistente en una casa de salud.

Pero la investigación más reciente ha sacado a la luz el problema cada vez más común de las estafas que perjudican a las personas que pueden ser manipuladas fácilmente.

El sitio de web del MCPO, muestra un enlace a una página web del FBI en la cual se detalla actualmente 22 “sistemas comunes de fraude”. Estos sistemas no siempre apuntan a los adultos mayores, sino que frecuentemente hacen uso del anonimato que proporciona el teléfono o la comunicación mediante correo electrónico.

A veces, los estafadores utilizan la información disponible en internet para convencer a sus víctimas de que un amigo o un pariente necesita ayuda, o incluso que han sido secuestrados.

En este caso, "la investigación determinó que los acusados eran parte de una red que perjudicó a las víctimas con diversas sumas de dinero en efectivo haciendo llamadas falsas, haciéndose pasar por parientes, amigos o abogados que necesitaban que se les hagan transferencias de dinero rápidamente", según el comunicado del MCPO.

La oficina de Carey emitió el siguiente consejo al público con respecto a estafas telefónicas: "Las personas que reciben llamadas telefónicas que solicitan dinero deben verificar la legitimidad de la llamada contactando a la policía desde el lugar de la supuesta emergencia, o poniéndose en contacto con otros amigos o familiares que puedan verificar la información de la persona que llama”.

La investigación está “activa y… continua”, según la declaración de prensa del MCPO, que no fue entregada a este periódico.

Cualquier persona que tenga información se le solicita ponerse en contacto con el Detective Pennisi al (732) 745-4436.